Compártelo en | Share in:

Imagínate

Este artículo lo escribí pensando en que a veces ma da vergüenza ser hombre cuando me planteo cómo llevamos los hombres nuestra relación con las mujeres en el ámbito social: desigualdad, micromachismos, machismos no tan “micros” y otras muchas cosas más…

 

Imagínate que estás en un mundo en el que se te recuerda constantemente que eres de segunda, en el que necesitas tutela constante. Donde a las políticas se les llama por el nombre de pila y a los políticos por el apellido. Donde, en los bares, la bebida fuerte siempre es para él. Donde, si una mujer liga con muchos hombres, es una puta, y si un hombre liga con muchas mujeres, es un ligón  –o un machote–. Donde, siendo hombre, hacer algo como una mujer merece el insulto de «nenaza». Donde lo bueno es «cojonudo» y lo malo es un «coñazo». Me dirás que son anécdotas. Pues no. Si por anécdotas entendemos hechos aislados, desde luego que no lo son…

Imagínate ser mujer en un mundo en el que los periódicos deportivos titulan que dos futbolistas «se ven envueltos en un escándalo» (como si ellos no hubieran tenido nada que ver) cuando alguien sube a las redes sociales un video (que ellos tuvieron que compartir) con ellos practicando sexo con una mujer que, dicho sea de paso, en ningún momento consintió que esas imágenes fueran difundidas. Como si la mujer en cuestión no tuviera la más mínima relevancia, y menos aún su derecho a la intimidad. Y más aún: mira cómo la reacción ante la denuncia de la mujer haya sido que un estadio lleno –en su gran mayoría de hombres– jalee a los dos jugadores.

Piensa también que eres mujer en un mundo en el que han sido 49 las mujeres galardonadas con el Premio Nobel desde su creación frente a 832 hombres; en un mundo en el que además, a una mujer le llueven insultos e incluso amenazas por tan sólo señalar en Twitter no este hecho, sino que este año tampoco hay mujeres entre los premiados. Seguro que, además, a quienes realizaron tales insultos y amenazas les parece una barbaridad la Sharia, en la que se decreta la lapidación de mujeres por tener hijos fuera del matrimonio. O puede que no, igual a alguno hasta le parecerá bien en su fuero interno.

O imagina que eres una niña en un mundo en el que aún son recientes sentencias judiciales que dan a entender que una mujer estuvo muy bien violada por ir con una provocadora minifalda, y en el que todavía te pueden sentenciar como niña a vivir con tu padre a pesar de mediar informes psicológicos de maltrato porque un poco de disciplina –bien administrada, eso sí– no puede ser considerada maltrato. Ah, y ¡ni se te ocurra pasar la frontera entre chicos y chicas! Que por querer recoger una pelota y dársela a un profesor en el patio de recreo pueden pensar que quieres jugar al futbol y se te pueden echar encima una docena de chicos, te tiran al suelo y te propinan una paliza a base de patadas y golpes que te volverá rápidamente a recordar tu lugar en el mundo. Por cierto, el patio en muchos casos es para ellos, que son los que dan patadas al balón. Y si, a pesar de todos los impedimentos, insistes en ser un marimacho y jugar al futbol, y además lo haces bien, recuerda que para ti no hay paseos en gabarra que valgan. No es ése tu sitio en el mundo de los hombres.

Eres mujer en un mundo en el que instalar en el ordenador un programa, colgar un cuadro o abrir un tarro son tareas que hacen los hombres a pesar de que en estos casos la fuerza no es el factor determinante; y en el que preparar la comida es tarea de las mujeres, excepto, eso sí, si hablamos de alta gastronomía, donde, por arte de magia, se convierte en tarea de hombres.

Eres mujer en un mundo en el que a raíz de estos comportamientos y de otros muchos –todos ellos en la misma línea– las mujeres son ciudadanas de segunda si llegan –siempre nadando a contracorriente– a puestos de responsabilidad, y, en caso contrario, quedan relegadas a la tercera, cuarta o quinta posición. Hace poco leí que, de todos los puestos directivos que existen en el mundo, tan sólo el 23% es ocupado por mujeres. Y eso que desde 2012 ha habido un auténtico salto del 5% de incremento en esa proporción. Eso sí, con poquísimas excepciones, ellas ganan casi siempre menos por el mismo trabajo que un hombre. De hecho, en nuestro entorno inmediato no sólo perciben menores retribuciones,  sino que, incluso, han perdido espacio en los staff directivos de nuestras empresas. Según un reciente informe, con números actualizados a enero de 2013, se da cuenta de que en cinco años la presencia de mujeres directivas se redujo a la mitad. Efectos «colaterales» de la crisis, como tantos otros… Plantéate lo que es ser mujer en un mundo donde eres la última para todo, salvo en las crisis, donde eres la primera de las afectadas.

Cuando se denuncia un delito se investiga. Sin embargo, si una mujer denuncia una agresión machista por su pareja, la investigación, básicamente, la tiene que poner ella. Ella es la que tiene que poner las pruebas si no quiere que por la propia naturaleza del delito su denuncia no acabe en un sobreseimiento.

Al leer estas líneas, habrá quien, en su fuero interno, pensará como Trump: que así son las cosas, que aquí mandamos nosotros (así, en masculino), que está muy bien y que, dado el caso, le toco el culo o la mato porque es mía. Estarán quienes piensan que, visto lo visto, tienen suerte de no ser mujeres; así que no hay que preocuparse, y que se preocupen y se ocupen ellas, que son las que lo sufren. Habrá también quien diga que eso no pasa en sus casas, que las mujeres de su familia son tratadas con dignidad y respeto; por tanto, estos problemas no tienen nada que ver con ellos, y así se conforman. Tal vez alguno entre ellos se pregunte qué hace un activista de derechos humanos metiéndose a feminista… sin preguntarse si acaso no me estoy fijando en los derechos de un poco más de la mitad de la población. El caso es que, a unos cuantos, nos avergüenza y nos subleva ser hombres en un mundo así, tan desequilibrado e injusto, e intentamos cambiarlo; herramientas y posibilidades para dar la vuelta a la situación, desde luego, no faltan.

Y tú ¿en qué grupo te sitúas?

Artículo publicado en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies